El espectáculo de la desintegración.

OLA K LEE?

¡situacionismo y post-escapismo!
Published: 3 years ago

Narrativa Pop 2014

Esto no es un Top 10 de lo mejor del 2014, sino una colección de discos que logran tejer una narrativa compleja y redonda que invita a ser escuchada y desdoblada una y otra vez.

Luke Haines

Luke Haines – “New York in the 70’s”

Acostumbrado a las taxonomías del rock y odas a grupos terroristas, Luke Haines esta vez evoca su mejor interpretación de Lawrence Hayward (en su era Denim) para homenajear a Lou Reed, Alan Vega, Jim Carroll, William S. Burroughs y New York Dolls. Son ganchitos al corazón, con el usual humor sardónico de Haines, aunque esta vez con mucho amor. Aún así, desde la óptica de Haines, los piquetes son certeros y profundizan con poética breve la idea romántica de ese Nueva York que jamás volverá a existir.

 

Dean Blunt

Dean Blunt – “Black Metal”

Y hablando de Lawrence Hayward, Dean Blunt parece samplear algunas guitarras de FELT y también de los Pastels en su nueva obra magna Black Metal. Fuera de eso, lo demás sigue igual de brillante y obtuso que en su disco anterior. En Black Metal, Blunt apuesta por lo cotidiano de nuevo, las relaciones personales y la desesperanza de la vida under. Más que el diario acontecer de este personaje real/ficticio acostumbrado a la burla y la extraña expectativa, aquí Blunt vuelve a mostrarse tal y cual es.

 

tujiko noriko

Tujiko Noriko – “My Ghost Comes Back”

Con épicas composiciones que parecen derrumbarse en si mismas y desaparecer en el rico detalle de la producción de Tujiko Noriko, My Ghost Comes Back es simplemente eso, un regreso. Me gusta adivinar las palabras de Noriko, buscarlas en línea en diccionarios de japonés. Son fantasmas sus palabras, respiran anhelo, deseos y despiden aromas de amores extraños e infinitos.

 

Helado Negro

Helado Negro – “Double Youth”

Inspirado en la imagen que adorna la portada del disco, lo de Helado Negro es un ejercicio literario bilingüe que cuidadosamente enarbola misterios y posibilidades. Es un comentario propio a la dualidad del lenguaje, a la capacidad de ser dos veces uno mismo. Lo que fue y lo que viene. Un álbum geminiano con doble ascendente en la canción tecno pop.

 

HTRK

HTRK – “Psychic 9-5 Club”

La intensidad de HTRK adquiere una nueva dimensión al dejarse absorber por maneras hermosas y sutiles de existir. A diferencia de sus contemporáneos australianos (Devastations y Kirin J Callinan), HTRK prefiere perderse en un calado profundo que es sinceramente avasallador. Es para tumbarse en la cama y sollozar mientras abrazas una almohada en la que clavas tus uñas hasta terminar inundando tu habitación en un torrente de plumas de ganso.

 

tarwater

Tarwater – “Adrift”

Con una pose Brechtiana que alude a figuras y horizontes, lo nuevo de Tarwater escala fronteras. Entre el minimalismo electrónico y acústico hay un mundo mayor que se asoma, justo en el panorama que existe entre el optimismo y espacios esculpidos por el dúo alemán. Es Robert Wyatt por el autobahn o Kraftwerk por la via pastoral de Canterbury, de cualquier forma funciona.

 

Baxter Dury

Baxter Dury – “It’s a Pleasure”

Papá Ian Dury nunca será aproximado por hijo Baxter Dury, pero no significa que las cavilaciones de It’s a Pleasure no sean un tipo nuevo de Pub Rock. Son chicas bonitas en aprietos y Baxter intentando socorrerlas mientras intenta, sin suerte, seducirlas. Papá Baxter era una fiera, el hijo es un lindo cachorrito que quieres abrazar y querer para siempre. Es un encanto de twee pop que corta como navaja y hace sonreír con dulce demencia.

 

Ensemble Economique

Ensemble Economique – “Melt Into Nothing”

Como un lento remolino por el que desciendes, repitiendo escenas y mantras, Ensemble Economique logran ser post goth y post shoeageze al mismo tiempo. Aunque no hay palabras (tres tal vez), la grabación logra edificar espacios, catedrales y grandes nubes que se disuelven. En ese lento proceso hay un campo abierto para meditar y crecer exponencialmente hacia el todo, la consecuencia de eso anterior que no era nada.

 

Jenny Hval + Susanna

Jenny Hval & Susanna – “Meshes of Voice”

Hay un momento en que las voces de estas vocalistas noruegas logran trascender más allá de lo esperado, en donde voz, proceso de sonido y estética se integran en una sola pieza de ruido blanco, creciendo, elevando la calma hacia el más acá. Pero lo que permanece son las bellas melodías, las leyendas, los arreglos de voz y la exploración del canto, eso cala duro y profundo. La realidad es que el abochornado término de “heavenly voices” se queda corto para siempre, siendo aquí el trip más heavy que celestial.

 

Sun Kil Moon

Sun Kil Moon – “Benji”

Las palabras sobran para Mark Kozelek, quien es un storyteller del más alto calibre ahora que se ha asincerado plenamente. Es el anti Denim/Luke Haines, dejando fuera cualquier recurso literario cool para ser expansivo y preciso. La idea es conmover aquí mediante reminiscencias claras de su vida, familia y experiencias de adolescente. Hay una gratitud en Mark que es preciosa (hasta con Ivo Watts-Russell de la 4AD termina disculpándose aquí) y que deja extenderse en esa cama acústica que oscila entre el country y el folk. Hasta su guerra con The War On Drugs tiene sentido en este contexto, en donde cada instancia de la vida, cada gesto e idea ahora tiene forma de narrativa musical para Kozelek.

 

Have a Comment?

Some HTML is OK